Diego Armando Maradona

Hacer un resumen de la carrera de uno de los futbolistas más importantes de la historia es un tanto redundante, pero, si podemos hacer un resumen enfocado en su paso por Boca.

Argentinos Jrs.

Diego Maradona debutó en Argentinos Juniors, el 20 de octubre de 1976.

“Vaya pibe. Juegue como usted sabe y, si puede, tire un caño”, le susurró el técnico Juan Carlos Montes, cuando faltaban apenas un puñado de días para que cumpliera 16 años.
El destinatario de aquella mezcla de orden y sugerencia era un adolescente con pasta de ‘crack’ llamado Diego Armando Maradona.  Maradona sustituyó a Rubén Giacobetti, privilegiado testigo del debut en aquel miércoles primaveral que cambió la ecuación del fútbol argentino.   A pesar de perder ese partido ante Talleres, la entrada de Maradona hizo que se pusiera el equipo al hombro y arrinconaran al rival contra su arco.

1411032634_947223_1411037753_album_grande

Fue en Argentinos Juniors donde explotó y deslumbró con su juego.  Tuvo la mala suerte de ser demasiado joven para ser convocado para el mundial 1978, ya que Menotti decidió no convocarlo (debutó 2 años antes dias antes de cumplir los 16 años!).  Se cuenta que Diego lloró mucho por esto y hasta le recriminaría al técnico en el siguiente mundial donde fue convocado, ya como estrella.  Para 1980 ya estaba listo para pegar el salto.  Si bien era normal que se vendieran futbolistas al exterior en aquellos años, no era un mercado de la actividad que tuvo ya sobre el final de la década del ’80 ni que hablar de décadas posteriores.  Por ello, siempre el paso previo era un equipo grande que sirviera de vidriera.  En ese comienzo de 1981, Diego estaba en la mira de varios, pero Boca y River se disputaban su contratación.

argentinos jrs maradona

Boca Juniors

Después de meses de idas, vueltas, acuerdos y demás embrollos, por fin en la mañana del viernes 20 de febrero de 1981 se acordó la llegada de Maradona a Boca y se armó enseguida un amistoso para esa misma noche en la Bombonera entre Boca y Argentinos (el nuevo ex club del 10) para presentarlo en sociedad.  La novela del verano había llegado a su fin. El 20 de febrero de 1981 Diego, Argentinos y Boca habían protagonizado el “pase del año” la rúbrica en el contrato que lo vinculaba a Boca estaba fresquita

 

A principios de 1981 y después de una interminable novela entre los presidentes Benito Noel y Próspero Cónsoli, Boca y Argentinos Juniors llegaron a un acuerdo y metieron todos los ganchos necesarios para que Diego Armando Maradona, ya el mejor jugador de fútbol del momento, se pusiera la camiseta de Boca. No vamos a entrar en detalles legales sobre el papel jugado por el Barcelona, ni mucho menos en temas económicos. Lo cierto es que el club se endeudó hasta las manos en una época donde el dólar se iba a las nubes y hasta armó un combo de jugadores para mandar con moño y todo a La Paternal. El paquete estaba conformado por ídems y otros que no lo eran. A saber: Santos, Bordón, Zanabria, Salinas y Randazzo. Obviamente había intenciones de limpiar el plantel.
Cuando hablamos de interminable novela nos referimos a semanas enteras de idas y vueltas, adornadas por la presión que metía la gente del Bicho para no vender a su joya. De hecho, el martes 10 de febrero, el plantel de Argentinos tuvo que ir a entrenarse al Club de Teléfonos porque la mano venia pesada en La Paternal: aparecieron diez tablones de la cancha incendiados, una horca pintada con los nombres de Consoli y otros dirigentes de peso y mucha amenaza telefónica. El utilero Miguel Di Lorenzo, bah (?), Galíndez, se encargó de blanquear todo: “…yo atendí una vez y me asusté en serio. Me dijeron que con el canchero nos fuéramos enseguida porque iban a quemar todo…”.

En el medio de ese clima enrarecido llegó finalmente la hora señalada. El viernes 20 de febrero por la mañana, Diego y Jorge Cyszterpiler cayeron a bordo de un Mercedes 450. Faltando una cuadra para llegar a la cancha, hicieron un cambiaso de auto para despistar a la guardia periodística, y en un Ford Taunus entraron por el portón de acceso al estacionamiento. El revuelo y las corridas de los periodistas fue un poroto después de ver a malones de gente salir de la pileta del club en busca de un autógrafo del nuevo refuerzo.

debutmaradona000

Tras la firma, se organizó ahí nomás para ese mismo viernes 20 de febrero por la noche, un amistoso contra el Bicho en La Boca. Evidentemente importó poco y nada que Maradona estaba físicamente al límite por un tirón producido en su último entrenamiento con Argentinos. En esa calurosa jornada, el partido/excusa convocó a multitud de gente y periodistas ansiosos por ver el instante clave: la salida del Diez por el túnel con la camiseta xeneize. Pero hubo que esperar 45 minutos para las fotos, ya que Maradona jugó el primer tiempo para Argentinos y recién el segundo para Boca.

debutmaradona04

Tras el descanso y con Boca arriba con gol de Mouzo, Diego se sacó la camiseta de Argentinos, se la regaló a Francis Cornejo y se mudó del vestuario visitante al local. Escuchó a Marzolini darle pista a Falopa Randazzo para que pueda entrar y quedó todo listo. La salida de Boca al campo de juego para el segundo tiempo fue conmovedora. Los flashes iluminaron la boca de lobo que era la Bombonera en esa época e inmortalizaron el momento histórico. Y el propio Diego quedó shockeado: “…ojalá todos los clubes tuvieran una hinchada como la de Boca. Es sensacional. Comprendí cuánta grandeza tiene el día que jugando para Argentinos le metí cuatro goles en cancha de Vélez. La hice cuatro y esa hinchada me ovacionó…”.

Comenzó el segundo tiempo y senseguida empató Argentinos, pero era claro que la cosa no podía terminar de semejante manera. Maradona, que prácticamente no podía moverse, anotó de penal su primer gol en Boca y puso el 2-1. Pero en el final hubo una siesta y el Bicho lo dio vuelta con goles de Olarán y el ex Boca Bordón.
La formaciòn inicial puesta por Marzolini fue Gatti, Colorado Suárez, Acevedo, Mouzo, Cacho Córdoba, Quiroz, Chueco Alves, Randazzo, Pichi Escudero, Muñeco Outes y Perotti.

Cuarenta y ocho horas después del debut, la única vez que Maradona usara medias Adidas azules en Boca, se dio el estreno oficial. Fue el domingo 22 de febrero de 1981, por la primera fecha del Metro y con goleada 4-1 a Talleres en una Bombonera que reventó de gente y tuvo que cerrar sus puertas dos horas antes del encuentro ante las avalanchas de los hinchas que soñaban con sacar una popular en las viejas ventanillas del estadio, coparon de vereda a vereda la calle Pinzón desde del Valle Iberlucea hasta Almirante Brown y fueron invitados a retirarse a puro bastonazo de la Montada luego de que soltara los caballos entre la multitud.

http://imborrableboca.blogspot.com.ar/2010/08/la-llegada-de-maradona-boca-en-1981.html

Dos días después, Diego Armando Maradona tuvo su debut soñado en el equipo de Silvio Marzolini. Por la primera fecha del Metropolitano de ese año, ante una multitud que reventó la Bombonera, Boca Juniors goleó 4-1 a Talleres de Córdoba. Por supuesto que uno de los tantos xeneizes fue de Diego, de penal, y ya empezaba a formar la dupla de ensueño con Miguel Brindisi.

die2

Primer festejo de gol oficial de Diego en Boca, De penal a Talleres en el arco del riachuelo

Mucho revuelo se creó sobre su llegada a Boca y empezó a convertirse en héroe la noche del miércoles 10 de abril cuando por la décima fecha, Boca le gana el clásico 3 a 0 a river y Diego marca el tercer gol dejando arrodillado al pato Fillol después de un enganche y amague histórico y un Tarantini desparramado entre el barro de aquella noche lluviosa.

n_boca_juniors_los_jugadores-5857934

Ese torneo lo tuvo a Boca como campeón peleando el torneo con Ferro y dando la vuelta olímpica en la Bombonera frente a Racing por la última fecha, el sábado 15 de agosto y dejando grabado ese día para que quede asentado como el “campeonato ganado de Maradona en Boca”.

maradona-campeon-argentina-1981

(FILE) This 1981 picture shoes Argentine

Boca campeón del Metro ’81, la figura del equipo da la vuelta olímpica 

En el segundo semestre también se peleó el torneo Nacional pero se llegó hasta los  cuartos de final.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La presión del Barcelona por llevárselo y el dólar disparado en una crisis económica argentina que alteraron las finanzas del club hicieron que en febrero de 1982 Diego dejase el club y se fuera para España.  Diego llegó nada menos que al Barcelona, uno de los dos clubes más importantes de España justo también en el año en que se jugó el mundial en ese país.

Maradona-presentación-Barcelona.png

maxresdefault.jpg

Lamentablemente para su carrera, en el Barcelona no pudo desplegar su juego, y en el mundial fue atendido a puras patadas, por lo que no fue un año memorable en su carrera, hasta tuvo una lesión que lo sacó de las canchas por un tiempo.

Soccer - World Cup Spain 1982 - Group C - Brazil v Argentina
Argentina’s Diego Maradona (r) is tracked by three Brazilian defenders

Tras ese fallido paso por España, el Napoli de Italia, de la ciudad sureña de Napoles, era un club de tercer rango, muy lejos de los Tops como la Juventus, el Milan o el Inter, y también de clubes como la Roma o la Lazio.  Allí Maradona brilló con todo su explendor.  Llevó al club a la cima de Italia, con él como estandarte, luchando contra equipos más poderosos a nivel colectivo.  La ciudad de Nápoles lo amó y lo amará por siempre.

Maradona_platini_1986-87

En el mejor momento de su carrera, se jugó el mundial de México 86.  Fue la corona a su carrera.  Fue la estrella de ese mundial, y llevó a la Argentina a conseguir su segunda Copa del Mundo, gracias a él, y a sus 5 recordados goles en ese mundial.  Los más destacados fueron los 2 hermosos goles a Bélgica, el gol a Italia en el segundo partido, el gol con “la mano de Dios” polémico, y el mejor gol de la historia para muchos, partiendo desde el centro del campo, eludiendo rivales, y gambeteando al arquero en el area chica.  Estos dos últimos serían los goles mas recordados de su carrera, ambos al mismo rival, Inglaterra, y en el mismo partido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ese mundial fue el pinaculo de su carrera, vendrían titulos nuevos, pero su carrera tuvo altibajos provocados por temas externos a lo deportivo.   En 1990, jugando lesionado y con problemas en su talón, alcanzó nuevamente la final del mundo, esta vez jugada en Italia, gracias a su genio ante Brasil, la ayuda de Claudio Caniggia, su gran amigo y recordado futbolista Argentino, y las manos del arquero Sergio Goycoechea.  Sin embargo, en la final se perdió ante un rival que estaba en su mejor momento, aunque con ayuda del arbitro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras el mundial de Italia, problemas en su vida privada y un problema de Dopping positivo lo sacaron de las canchas por primera vez.   Tras pagar la suspensión, volvió al futbol español, en el Sevilla que era dirigido por Carlos Bilardo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los años pasaban y Diego querria revancha mundialista.  A pesar de haber terminado mal su paso por el Sevilla, se propuso recuperarse para el siguiente mundial, el de USA 94.  En 1993 regresó a Argentina y jugó en Newell’s Old Boys, lo que fue un suceso para el Futbol Argentino.  En Rosario lo amaron como en cada club que estuvo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para llegar a USA 94 se preparó intensamente, y se encontró en mejor condición que para el mundial previo.  Su presencia y la compañía que tenía (Redondo, Caniggia, Batistuta entre los principales), hicieron que Argentina tuviera un equipo Mágico que prometía una nueva final.  En el primer partido contra Grecia, convirtió su ultimo gol en mundiales, y lo gritó frente a la cámara de TV.  En el segundo partido, tras una muy buena actuación y su decisivo pase a su amigo Caniggia para definir el duelo ante Nigeria, la imagen final de la enfermera yendolo a buscar a la cancha será la ultima de ese mundial.  El análisis antidopping le detectaría Efedrina, y fue expulsado de la Copa del Mundo, y cumplir con una suspensión deportiva.  Parecía el fin de su carrera, pero su magia no estaba acabada.  Su frase fue “Me cortaron las piernas”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Regreso a Boca Juniors.

8113401-boca_maradona_ig_esporte_1010_1148

El regreso tuvo que hacerse esperar 15 años, cuando volvió para jugar la última parte del torneo Apertura de 1995 como también el clausura del ’96, luego de cumplir la suspensión de la Fifa para partidos oficiales.  Nuevamente la recuperación fue cuesta arriba, pero logró volver en condiciones y para la alegría del pueblo Xeneize y del Futbol Argentino en general.  El partido contra Colón de Santa Fé fue una fiesta Xeneize, Diego se mostró en condiciones y con toda la energía, buscaba demostrar que quería darle otro Título a Boca.  Lamentablemente, el equipo prometía y peleó el torneo, pero eran años dificiles y una dura derrota con Velez en su estadio fue la debacle del equipo.

Al poco tiempo convenció a su gran amigo del Futbol, Claudio Caniggia, quien había nacido y estaba profundamente idenficiado con River, de jugar en la Primera de Boca.  La respuesta del Cani fue, “con vos a cualquier lado” y se quedó en Boca hasta 1988.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un Diego de 36 años, con amenazas sobre su retiro, diferencias con la comisión directiva que presidía Mauricio Macri y un equipo en transición, hicieron que la temporada 1996/97 no la jugase (solo un partido del Clausura ’97 contra Racing) y vuelva por última vez para jugar algunos partidos del Apertura ’97. Exactamente 5.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quiso el destino que se despidiera del futbol, en territorio hostil, justamente en la cancha de River, el 25 de octubre de 1997 (21 años y 5 dias después de su debut en la Primera de Argentinos Juniors) en la victoria frente a river por 2 a 1. Ese día Diego solo jugó el primer tiempo y en el complemento fue reemplazado por un tal Juan Román Riquelme.  Esta es la imagen de su salida desafiante del campo de juego.

0014349501

La última imagen como profesional. El festejo post clásico en el gallinero

Los números que dejó el Diez fueron: 111 partidos jugados entre oficiales y amistosos.

1 solo partido internacional por los puntos: Derrota en Chile contra Colo – Colo por la Supercopa de 1997. (Su asignatura pendiente fue haber jugado la copa Libertadores con Boca).

56 goles convertidos de las todas formas y uno más lindo que otro.

3 veces fue expulsado. 2 en su primer etapa (frente a Estudiantes y Velez) y la última también contra Velez en el recordado partido que Castrilli lo expulsa en medio de un caos en la mitad de cancha con el Mono Navarro Montoya separando y Diego diciéndole “Botón” al árbitro.

Diego y Boca, un amor recíproco que durará siempre. Inmortalizado en las banderas, en la piel con los tatuajes o en los videos que siguen reproduciendo su magia en honor a lo que nos dejó….  Tuvo su partido homenaje varios años después, pero recibió todo el cariño en la mítica Bombonera.  El dia de “La pelota no se mancha”

La historia de Diego Maradona continuó irregular, con algunos problemas privados, continuó la carrera de Director Técnico.  Pasó primero por Mandiyú de Corrientes, y Racing Club como dupla técnica, y años después, tras la salida de Alfio Basile de la Dirección técnica del Seleccionado Argentino, fue convocado para el mundia 2010 en Sudáfrica.  Argentina venía de caer en el mundial 2006 ante Alemania, la selección local y nuevamente, en cuartos de final, fue el mismo rival, aquel que le dio una copa y le arrebató otra en 1986 y 1990, lo eliminaba en cuartos de final, esta vez por goleada.

Su historia como DT continuaría en el Futbol del cercano Oriente.